Carlos Cerdà

🌐

Biografía de Llorenç Cerdá

El día 25 de mayo de 1862 nacía del matrimonio compuesto por Miguel Cerdá y Margarita Bisbal un hijo que fue bautizado con el nombre de Lorenzo.

Los padres del pintor delante de un cuadro de su hijo semicubierto.

A los seis años comenzó sus estudios en la escuela pública de Pollença y a los nueve se trasladó a Palma, por consejo de su tío Andrés Bisbal, para preparar el ingreso en el Instituto de segunda Enseñanza, centro en el que cursó estudios deBachiller y de Náutica, asistiendo al mismo tiempo a clases nocturnas de dibujo de figura y de ropajes en la Academia de Bellas Artes.

La decisión estaba tomada: el Arte era su vocación y a él debía dedicarse. Un frente común compuesto por el poeta Costa i Llobera y los médicos Juan Albís y Antonio María Cerdá fue necesario para obtener el consentimiento de sus padres.

A los diez y ocho años el joven Cerdá se trasalada, con el compositor Miguel Capllonc, estudiante de piano por aquel entonces, a la capitalde España e ingresa en la Escuela especial de Pintura, Escultura y Grabado de la Academia de San Fernando. Vistos los méritos del estudiante la Diputación Provincial de Baleares le concede, por oposición, durante los años 1882 a 1884, la plaza de pensionado para perfeccionamiento de estudios de pintura en Madrid, obteniendo en esta época el título de profesor de dibujo.

En 1885 y 1886 obtuvo, también por oposición, y dada su gran preparación técnica y cultural, la pensión en Roma que concedía el Estado a los artistas que, mereciéndolo, desearan ampliar conocimientos. Allá, en la Ciudad Eterna, convivió con artistas como Joaquín Sorolla, Mariano Benlliure, Enrique Simonet y Francisco Maura, alimentándose, tanto técnica como espiritualmente, no sólo ya de tanmagistral convivencia sino también del contacto con las obras de Fra Angélico, Leonardo, Rafael, Tiziano y tanto otros maestros del “Cuatrocento” yRenacimiento admirados por Cerdá.

A la izquierda, los padres del pintor, vestidos con traje típico mallorquín. En el centro Llorenç Cerdá, su esposa y tres hermanos suyos. En brazos sostiene a uno de sus sobrinos. Sentado en la silla, su hijo Lorenzo.

Fue por aquel entonces, en 1888, cuando Lorenzo Cerdá pintó su célebre lienzo “Onderos Baleares”, realizado en la isla de Capri y premiado con la Primera Medalla en la Exposición Universal de Barcelona.

De vuelta a la isla, Cerdá ingresó, por oposición, como profesor de dibujo artístico en la Escuela de Artes y Oficios de Palma de Mallorca, ocupando dicha plaza por espacio de cuarenta y dos años, pasando posteriormente a dirigir dicha escuela, cargo que desempeñó durante veinticinco años.
Jubilado de su quehacer docente, que no del creativo, a los setenta años, el ilustre pintor siguió trabajando con la tenacidad que le caracterizaba, en su estudio de la calle Sol. Allí realizó importantes obras con las que concurriría a Exposiciones Nacionales, mereciendo entre otros honores la Gran Cruz de Isabel la Católica.

Aquel insigne maestro de la pinturaque fué don Lorenzo Cerdá, compañero de Sorolla y de Benlliure, Académico Correspondiente de La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Socio de Honor de la Asociación de Pintores y Escultores de España, Hijo Ilustre de Pollensa, Socio de Honor delCírculo de Bellas Artes de Palma, Primer Conciliario de la Academia Provincial de Baleares y Director del Museo Provincial, murió el día 27 de diciembre de 1955, a la avanzada edad de 93 años, dejando tras de sí toda una vida dedicada al arte y la docencia; una vida a la que sus amigos y admiradores rindieron homenaje, en el año1977, erigiendo un monumento, obra de la escultora Remigia Caubet, con la figura del pintor en pleno trabajo, en la cala de Sant Vicenç.

Lorenzo Cerdá, sin lugar a dudas, tanto por sus actividades en pro del arte como su importante obra pictórica, permanecerá como uno de los grandes maestros en la historia de la pintura balear.

(Extraído del escrito de Damián Ramis Caubet publicado en el catálogo de la exposición Veinte pintores Mallorquines)